La sala de estar es el corazón de la casa. Es donde recibes a tus amigos, donde descansas, donde lees… Tantas razones para cuidar el confort visual y estético de cada ocasión. ¿La regla de oro para elegir las lámparas correctas para su sala de estar? Mezcla y equilibra las fuentes de iluminación. Algunos ejemplos: Una lámpara colgante sobre la mesa del comedor para disfrutar del placer de una cena iluminada con amigos. Una lámpara de lectura, colocada en un rincón del salón, para acurrucarse en su sillón favorito, iluminada por una luz suave y difusa, una guirnalda de luz a lo largo de un rincón olvidado para evitar las sombras. Depende de ti componer tu propio escenario luminoso.