Es una aspiradora autónoma, que funciona sin intervención humana excepto cuando está encendida, y que elige su propio camino para aspirar el polvo en la casa. La unidad, normalmente de forma redonda, viene con una base de carga que se mantiene conectada a una toma de corriente. La mayoría de los robots aspiradores están equipados con un sensor de vacío para que la unidad no se caiga por las escaleras o desde lo alto de un entresuelo.