Lleva a tu pequeño a la peluquería para que le corten el pelo. Asegúrate de que sea un atajo, un corte de pelo largo o un corte de pelo en capas, favorecen un corte rápido para asegurarse de no hacer esperar al bebé. También asegúrate de tener tu pelo arreglado junto a él…