Ventajas de comer frutos secos: lo que hay que saber


Si bien es cierto que los frutos secos han estado olvidados durante muchos años en el ámbito de la alimentación saludable, hoy en día han vuelto bajo el reflector y los pioneros de los buenos hábitos los han vuelto a introducir nuevamente en la discusión para recordarnos a todos la cantidad de beneficios que tienen estos alimentos para cualquiera que decida consumirlos. En el artículo de hoy les contamos algunos de los beneficios de incorporar frutos secos a nuestra dieta y alimentación para sentirnos mucho mejor y vivir una existencia plena llena de salud.

Los beneficios de los frutos secos

Venimos de épocas en la que hablar de dieta saludable solía relacionarse con la cantidad de calorías consumidas y se dejaba de lado la calidad de los alimentos que uno ingería a diario: en la actualidad quienes se dedican a promover la alimentación saludable tanto en adultos como en niños han decidido hacer hincapié en lo que realmente importa, el tipo de nutrientes que aporta cada producto que ingerimos.

Los frutos secos tienen aportes muy valiosos para nuestro organismo, por lo que si bien pueden tener un aporte calórico importante si se los ingiere en cantidades abundantes, no debemos dejarlos de lado.

Gran aporte proteico

Los frutos secos como las almendras, las nueces, las castañas de cajá, el maní entre tantos otros aportan enormes cantidades de proteínas que no son de origen animal por lo que el nivel de grasas es considerablemente diferente a las proteínas que surgen de la carne. Los frutos secos son especialmente recomendados para vegetarianos que busquen cuidar sus aportes proteicos sin consumir productos cárnicos.

Contienen hidratos de carbono y aportan energía

Si alguien te ha hecho creer que no necesitamos hidratos de carbono en nuestra vida porque “engordan”, dejáme decirte que estaba equivocado: estos son los que hacen que nuestro cuerpo cuente con el combustible necesario para poder funcionar, por lo que no deberías bajo ningún punto de vista dejar de consumirlos. Los frutos secos aportan hidratos de carbono de excelente calidad, mucha saciedad con pocas cantidades y energía para rato.

Grasas de buena calidad

Las grasas, por más que la palabra nos suene e algo malo a simple vista, son necesarias: las hay de diferentes tipos y algunas de ellas son perjudiciales para el organismo logrando elevar el colesterol malo y generando todo tipo de enfermedades. Pero también las hay buenas, como es el caso de las que aportan los frutos secos. Tanto para dietas de adultos como de niños, las grasas saludables de buena calidad son trascendentales para un cuerpo sano.